Disfunción eréctil a los 30 años: causas y opciones de tratamiento

Erectile Dysfunction Age 30

Katelyn Hagerty Revisado médicamente porKatelyn Hagerty, FNP Escrito por nuestro equipo editorial Última actualización 27/03/2021

Nadie quiere envejecer antes de lo necesario. Entonces, cuando experimentas problemas con los viejos, puede ser una bofetada en la cara.

A los 30 años, la disfunción eréctil puede ser particularmente difícil. Ningún hombre quiere lidiar con ningún tipo de función sexual disminuida, pero particularmente no un hombre joven. Decir que puede afectar su calidad de vida es quedarse corto.





Si bien la disfunción eréctil a los 30 es una mala noticia, hay buenas noticias: no está solo y existen opciones de tratamiento efectivas disponibles.

lance “un” rivera

Antecedentes: prevalencia de disfunción eréctil

La disfunción eréctil se considera comúnmente como un problema de un anciano, pero no siempre es así. Sí, la probabilidad de que esté luchando contra la impotencia aumenta con la edad; la prevalencia de la disfunción eréctil entre los hombres de 70 años es cuatro veces más alto que los hombres de 20 años, pero eso no significa que tener disfunción eréctil a los 30 sea algo inaudito.



Un estudio internacional que examinó a 27.000 hombres encontró que el ocho por ciento de los hombres entre 20 y 29 tenían problemas de disfunción eréctil, y el 11 por ciento entre los 30 y 39 años. Ese no es un número pequeño. Significa que si todos tus amigos también tienen alrededor de 30 años, aproximadamente uno de cada diez está lidiando con la impotencia.

Por supuesto, diferentes estudios tienen conclusiones diferentes, pero la investigación en toda Europa ha situado la prevalencia de la disfunción eréctil en hombres menores de 40 años entre el uno y el 10 por ciento.

¿Cómo sé si me estoy quedando calvo?

Todo eso para decir: no estás solo en esto.



viagra online

viagra genuino. nunca mirarás atrás.

comprar viagra iniciar consulta

¿Qué significa la disfunción eréctil a los 30?

Hubo un tiempo en que se creía que la DE menores de 40 años era completamente psicológica. Entonces, la gente asumió que se debía a la ansiedad por el desempeño u otros factores estresantes que causaban impotencia aguda o crónica. Sin embargo, ahora lo sabemos mejor. Los problemas que está experimentando con su actividad sexual no deben atribuirse simplemente a estar en su cabeza.

Los factores psicológicos pueden causar impotencia y la disfunción eréctil psicógena es más común en hombres jóvenes que en hombres mayores. Dicho esto, factores físicos importantes podrían estar causando su disfunción sexual.

La disfunción eréctil es un predictor importante de eventos cardiovasculares. Sí, su disfunción eréctil a los 30 años podría ser una señal de que es posible un ataque cardíaco si no aborda los problemas subyacentes. De hecho, esto es particularmente cierto para los hombres jóvenes. La investigación ha demostrado que cuando la disfunción eréctil ocurre en hombres más jóvenes (menores de 40 años) se asocia con un mayor riesgo de eventos cardíacos, pero lo mismo es menos cierto para los hombres mayores. Se cree que esto se debe a que tanto la enfermedad cardíaca como la disfunción eréctil pueden ser el resultado de problemas vasculares (o de flujo sanguíneo).

Tratamiento de la disfunción eréctil a los 30 años

El primer paso para obtener un tratamiento eficaz para la disfunción eréctil es determinar su causa. Un profesional médico puede ayudarlo a hacer esto.

Determinar si su dificultad con la función eréctil es causada por factores psicógenos o físicos / orgánicos puede incluir un examen físico y un examen psicosocial. Esto simplemente significa que su médico puede preguntarle sobre los factores estresantes actuales y su salud emocional.

Los signos de que su disfunción eréctil puede ser psicológica incluyen: un inicio repentino, factores o eventos estresantes importantes de la vida, calidad de erección decente durante la masturbación y problemas psicológicos previos. Por otro lado, el inicio gradual y la dificultad para lograr una erección a pesar de una libido normal pueden sugerir una causa física.

¿Dónde puedo conseguir pastillas de viagra?

Independientemente de la causa, algunos cambios en el estilo de vida puede ayudar. La pérdida de peso, el ejercicio regular, dejar de fumar y controlar el estrés pueden ayudar.

Para la disfunción eréctil psicógena, puede ser apropiado tratar la afección subyacente con medicamentos antidepresivos o ansiolíticos, o terapia de conversación.

Su médico también puede recetarle un medicamento para la disfunción eréctil para ayudar. Los inhibidores de PDE-5 son el tratamiento de primera línea para la disfunción eréctil, incluso para hombres de 30 años. Estos incluyen medicamentos como sildenafil ( Viagra genérico , o Viagra ), tadalafil (Cialis) y vardenafil (Levitra), por ejemplo. Tienen diferentes dosis y tiempos, pero todos han sido probados rigurosamente por su seguridad y efectividad.

En casos raros, se puede recomendar la cirugía para el tratamiento de la disfunción eréctil.

cómo agregar amigos en la aplicación xbox
sildenafil en línea

ponte duro o te devolvemos el dinero

comprar sildenafil iniciar consulta

Conclusión: obtenga ayuda si la necesita

Luchar contra la disfunción eréctil a los 30 años no es tan común, pero no es inaudito.

Sí, esta es a menudo una condición que se atribuye a los hombres mayores, pero los hombres jóvenes ocasionalmente también la enfrentan.

Afortunadamente, existen soluciones disponibles y, dado que la disfunción eréctil puede ser una señal de advertencia de problemas de salud más graves, es crucial resolverla.

Encontrar la solución adecuada para su tratamiento para la disfunción eréctil primero implica conversar con un médico. Pueden ayudar a descartar afecciones médicas graves y determinar si la medicación es una solución adecuada para usted.

4 fuentes

Este artículo es solo para fines informativos y no constituye un consejo médico. La información contenida en este documento no sustituye y nunca se debe confiar en el asesoramiento médico profesional. Siempre hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de cualquier tratamiento.